SALA DE PRENSA

El BCE afirma que los precios de las emisiones han afectado a la inflación de la energía

Los precios de los derechos de emisiones de CO2 han afectado posiblemente sólo a la inflación de la energía, en concreto, a los precios de la electricidad, según un artículo en el boletín económico del Banco Central Europeo (BCE), publicado este jueves.

Los economistas del BCE analizan en el artículo los precios de derechos de emisiones en la Unión Europea y el plan de acción contra el cambio climático del BCE.

Y recomiendan que habrá que explorar las implicaciones que tienen para la inflación y la producción las medidas del BCE para mitigar el cambio climático.

La reciente subida de los precios de derechos de emisiones es «una causa de los aumentos recientes en los precios de la electricidad en algunos países de la zona del euro», dicen los autores.

Esto ocurre en los países en los que los precios de la electricidad no están regulados o sólo lo están parcialmente y los hogares optan por tarifas variables.

Sin embargo, en otros países los precios de la electricidad reaccionan con retraso debido a la regulación de los precios o se ven menos afectados porque utilizan electricidad generada con bajas emisiones de carbono.

A largo plazo, los autores señalan que «el impacto directo de los precios de los derechos de emisiones en la inflación dependerá del ritmo de la descarbonización«, incluida la transición de la electricidad producida usando combustibles fósiles que emiten mucho carbono a la electricidad de fuentes que son neutrales con las emisiones.

La cuota de combustibles fósiles usados en la generación de electricidad en la Unión Europea (UE) bajó del 45 % en 2018 hasta el 40 % en 2020, aunque la cuota es muy diferente según los países.

Sin embargo, añaden los autores, este año la generación de electricidad a carbón ha aumentado pese al aumento de los precios de derechos de emisiones, que probablemente refleja los elevados precios del gas.

Los economistas del BCE consideran que es «limitado» el riesgo de que los precios de derechos de emisiones bajo la regulación actual en la UE se traduzcan en un aumento significativo de la inflación general a corto plazo.

Hasta ahora sólo se ha visto afectado el componente de la energía del Índice Armonizado de Precios de Consumo (IAPC).

El precio de los derechos de emisiones negociados en la UE ha aumentado de 8 euros por tonelada de CO2 a comienzos de 2018 a unos 60 euros más recientemente.

El sistema de negociación de emisiones de la UE es el sistema que establece el precio del carbono en la UE y es el mercado en el que se negocian los derechos de emisiones.

También ha contribuido al aumento del precio de la energía la especulación de algunos inversores que toman posiciones largas en el mercado en el que se negocian los derechos de emisiones porque anticipan que los precios van a subir más los próximos meses.

Hasta ahora los precios de los futuros han sido bastante planos, aunque con cierta inclinación al alzan, dicen los economistas del BCE.

El motivo es que un superávit en concesiones de derechos de emisión puede guardarse para cubrir necesidades en el futuro y por ello se crea un vínculo entre los precios al contado y los de los futuros.

Fuente: El Periódico de la Energía